Oigo Voces: El caudal del sueño

He tenido un sueño recurrente en el que voy caminando por la verita de un río, parecido al que cruzaba por la casa de mi infancia, allá en Ocoa, donde mis hermanos y yo nos bañábamos cada tarde hasta que mamá salía a buscarnos con chancleta en mano para que preparáramos de cenar. Supongo que... Leer más →

Oigo Voces: Me rondan

Me rondan sus presencias.Furtivos viajeros de ningún lugar,de mundos olvidadoscon quebrantos que no cesan. Me rondan la cabezasus voces ensordecidas,desgastadas por el tiempoque escucho medio dormida. Me ronda su aliento,permanente sobre mi hombro,respirando sin necesitarlo,provocando ataques de pánico. Me rondan sombras,objetos fugaces sin forma,que pesan sobre mi espalda,cuando me duermo a deshora. Me rondan incluso... Leer más →

Un querer, sin querer

Ahí estaba de nuevo en el sofá, mientras esperaba que volvieras del supermercado. Nunca entendí por qué no resolvías esas tonterías antes que yo apareciera en tu casa, ¿será que te gustaba la idea de volver y encontrarme o simplemente eras un idiota que no tenía sentido del tiempo que nos hacías perder? Nunca quise... Leer más →

El afán

https://www.youtube.com/watch?v=LvKgvZE5h8Y El afán - Alex Ferreira, una de esas voces típicas de la Zona Colonial Son las nueve de la mañama de un sábado cualquiera en El Conde. Mis pasos se alegraban de volver a recorrer aquella calle que tan acostumbrada estaba a mi presencia. Un lugar plagado de recuerdos desde los tiempos de Cólon,... Leer más →

Me tomó por sorpresa

Desde pequeña me forjé una idea de mí misma que parecía ser resistente a todo cambio. Mi forma de ser poco se inmutó cuando llegué a la adolescencia y no se movió un centímetro con la adultez. Creía que sabía todo sobre mí, de lo que era capaz y a lo que nunca me atrevería,... Leer más →

El ayer en un instante

No recuerdo cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que te vi. Llevabas el pelo hasta los hombros, una camisa azul con hojas tropicales y unas bermudas blancas. Yo había llegado antes a tu casa y te esperaba en las escaleras, ansioso porque tenía mucho que contarte, nervioso, porque nunca he sabido cómo vas... Leer más →

Dulces color de la isla

Eran las doce del mediodía y el bravo sol del Caribe reafirmaba su autoridad como astro rey, esparciendo su calor explosivo en la coronilla de la cabeza de todo habitante de la isla, excepto de la paletera. El pequeño carrito de madera permanecía pegado a la pared para atrapar la sombra que reflejaba la fábrica... Leer más →

Mango

La mata de mango se ha compartido en mi eterna compañera. Desde la ventana la veo regia, sus ramas me saludan desde el pequeño patio y curiosean el interior de mi habitación. Casi puedo alcanzar sus hojas verdes, algunas veces pintas, que se menean sobre todo en la noches, gracias a la caricia de la... Leer más →

Tiempo muerto

Quizás no te das cuenta, porque vives ajeno a las nimiedades que yo suelo observar con enfermiza lucidez, pero las manecillas del reloj avanzan más rápido cuando estás presente. Al parecer, las horas se empeñan en hacerse notar solo mientras estamos juntos, una insistencia ingrata de marcar territorio cuando la felicidad está presente, quizás como... Leer más →

La curva del destino

El Cibao tiene un encanto especial. Parece como si viajaras a otro país con solo cruzar el peaje, pues el paisaje es muy distinto en comparación con las demás regiones de esta pequeña isla plagada de sol y playa. El frescor de la brisa empieza a sentirse mientras cambia la carretera y el verde es... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: