No hay espacio

Ya no queda espacio, pues se apiñaron las ganas de volar, de crear, de aferrarme a la vida, cerrando el paso a los demonios hambrientos que atormentaban mis noches y aplastaban mi voluntad. Ellos continúan golpeando con fuerza las ventanas de mi alma, para destrozar los cristales y volver a apoderarse de mi mundo, pero... Leer más →

La constancia de la noche

Cada vez se me hace más difícil plasmar mis ideas, como si una pared invisible se interpusiera entre mis pensamientos y mis dedos, evitando que fluyan como antaño, cuando la inspiración venía desde cualquier parte, manteníendome despierta de madrugada. Se me entrecortan las historias, pues la cotidianidad ha frenado mi capacidad de ponerme en los... Leer más →

Bendita distracción

Siento menos cuando me distraigo, por eso me empeño en describir las arañas que tengo en la cabeza, en rayar el papel con miles de amorfos y dibujar caritas sonrientes, con la esperanza de que me hagan olvidar la realidad que presiona mis estribos hasta destruirlos del todo. Por eso inundo mis oídos con música,... Leer más →

Tri-ángulo

https://www.youtube.com/watch?v=rvSJW6UnSsA&list=PLi4WBSNLFGgO5PQvwP5MNH-aAXITlEDuK&index=24 Hay un hueco inmenso dentro de mi pecho, más grande que yo. Se ha tragado miles de planes e ilusiones y promete no devolverlos nunca, porque ahora son suyos, para regocijo de su propia naturaleza egocéntrica. La mayoría del tiempo me ocupa entera, pero en ocasiones se retrae y deja libre el corazón, permitiéndome... Leer más →

Cuando creces…

Cuando creces te das cuenta que las personas que aparentan ser las más seguras, en realidad dudan cuando una decisión importante se les planta en el frente y encogen sus hombros como tú y como yo, esperando en vano una respuesta, una revelación que les señale el camino correcto. Los sabios que una vez admiraste,... Leer más →

Pa’ que no duela

Anestesia: La inyección que nos colocan cuando vamos a la sala de cirugía a extirparnos algún tumor o debemos retirar algún puntaje, la crema que el dentista coloca en nuestra boca cuando extraen las muelas "del juicio", las tretas que usamos para que no sufra el corazón. A esta edad es difícil decir que no... Leer más →

Retazos

Soy los retazos de aquello que siempre quise ser. Mil piezas incompatibles que de alguna manera encajan en mí y me vuelven un personaje más de esta historia inmensa que llamamos mundo. Un pedazo de musa que se esfuma en el momento en que mencionas su nombre, un pliego de pintura tendido en la pared... Leer más →

El columpio

Todos alguna vez nos hemos subido en un columpio. Sabemos perfectamente cómo se siente la brisa rozando nuestra cara, la adrenalina del corazón al momento de la subida que nos hacía reír hasta sin quererlo llenando hasta el tope los pulmones, haciéndonos sentir como si voláramos y pudiéramos tocar el cielo. Muchos no tenemos recuerdos... Leer más →

La oscuridad no es como la pintan

La oscuridad es terrible, eso dicen los humanos, pues se sienten vulnerables si están ciegos por un rato. Sus ojos son para ellos, la única guía confiable olvidando que son cinco los sentidos que heredaron. No ven la importancia de moverse con el tacto, hasta que los sorprende la noche con su grueso manto. Esa noche... Leer más →

Mi centro

Esa sensación de tambaleo no se va. Una pérdida constante del equilibrio que no termina de empujarme al fondo, pero tampoco me permite quedarme quieta en una posición. Como si intentara hacer la pose del árbol por primera vez, me sacudo de un lado a otro intentando recordar quién soy y para qué lucho, pero... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: