Día cero

No sé por dónde comenzar, así que contaré los días desde el cero.

El año pasado estuvo lleno de altibajos, de experiencias exorbitantemente bellas y otras llenas de lágrimas. Una dualidad ridículamente real, pero difícil de sobrellevar cuando la carga de los días la asumes por ti mismo después de haber apoyado tanto tiempo tu cabeza cansada en alguien más.

Por primera vez probé el susto de no ser suficiente donde yo creía que era indispensable, me enfrenté a monstruos gigantes y, aunque no salí ileso terminé aprendiendo de mis errores como solo yo sé hacerlo: estrellándome contra ellos.

Ahora doy el paso hacia un nuevo mañana donde el único cambio repentino son las ganas hambrientas de crear que se habían dormido con la constante sinfonía de la rutina y el pesar, melodías que intentaré por mi propio bien no escuchar jamás.

El futuro se abre ante mí implacable y con las garras extendidas en actitud de caza. Miles de retos se asoman debajo de las puertas de hierro cerradas, forjadas a punta de miedo e inseguridades, y amenazan con tumbar las defensas que con tanto esmero he fabricado. En estos casos no hay de otra que enfrentarse al destino y empuñar la espada para hacer frente a lo que Candelo quiera traer consigo.

No estoy seguro qué pasará en el resto del viaje, pero contaré los días en reversa hasta que queden de nuevo en cero, solo quisiera que esta vez ustedes puedan contar conmigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: